Sorting by

×

La condición en la que se encuentran los presos políticos en Nicaragua y sus familiares, es de preocupación para el gobierno de Costa Rica, uno de los principales países de destino de los migrantes que huyen de la represión estatal dirigida por el presidente Daniel Ortega, dijo a la Voz de América el ministro de Relaciones Exteriores costarricense, Arnoldo André.

El canciller manifestó que si bien “la problemática de cada país debe resolverla la población de cada nación, por el principio de autodeterminación de los pueblos” históricamente, como política de Estado, Costa Rica ha sido enfático en denunciar la violación persistente de los derechos humanos.

“Nos preocupan mucho los presos políticos y sus familiares. Nos preocupa mucho la falta de libertad de prensa y otros aspectos que han sido resueltos por los organismos internacionales en cuyas resoluciones hemos apoyado la restitución del orden democrático y de libertades en Nicaragua”, señaló el canciller costarricense.

Leer: EEUU entregará a Nicaragua vacunas infantiles contra el COVID-19

Previo a asumir el poder en mayo de este año, el presidente Rodrigo Chaves en Costa Rica generó expectativas sobre todo porque el mandatario dijo que enviaría un diplomático a Managua argumentando que su país no tenía enemistad con nadie, no obstante según André, el panorama cambió tras la expulsión de los diplomáticos de la OEA y de la toma de las instalaciones del organismo. “Eso hizo al país reconsiderar el asunto y dejarlo tal cual ha venido estando”, indicó.

Meses después Nicaragua también retiró a su embajador en Costa Rica, Duilio Hernández, sustituyéndolo por un encargado de negocios, algo que según el diplomático se interpreta como “un acto de reciprocidad por cuanto Costa Rica no mantiene embajador”.

“A nivel diplomático, mantenemos a un encargado de negocios en Managua y Managua recientemente ha retirado a su embajador Hernández y lo ha sustituido por un encargado de negocios, el señor Valdrack Jaentschke. Vemos en ello una acto de reciprocidad por cuanto Costa Rica no mantiene embajador allá”, indicó el ministro de Relaciones Exteriores costarricense.

Importancia de relaciones entre ambos países

El canciller a su vez explicó que las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua “son históricas” y se mantienen, además descartó algún tipo de roces entre ambos países.

“Son relaciones de toda índole. La índole comercial está clarísima con un flujo de intercambio constante. En la índole personal, consular, pues ya le decía yo que hay un millón de nicaragüenses aproximadamente acá que debe atender el consulado nicaragüense, así como tenemos actividades de costarricenses en Managua. Corresponde a países vecinos entenderse”.

Migración nica aumenta y no existe un plan para combatir la xenofobia

Con respecto al tema migratorio, el canciller costarricense dijo ver con suma preocupación el aumento del flujo de nicaragüenses al punto que se ha saturado el sistema y están otorgando citas a plazo de siete años.

“Esto significa que el país ya no tiene capacidad de atender esta emergencia solo. Necesita del apoyo internacional y de la cooperación decidida, no sólo para procesar las solicitudes de refugio, sino también para financiar todas las medidas necesarias para integrar a esa población”.

André subrayó que Costa Rica se ha distinguido por ser un país humanitario y hospitalario en este sentido, pero señaló que el costo financiero “de esta población en seguro social, asistencia social, educación para los menores e integración, es excesivamente para que el país lo financie solo”.

Ademas: Científicos identifican un gen que podría ser crucial para tratar la pérdida de la visión

“Por eso es que hemos acudido a la comunidad internacional buscando apoyo financiero y ojalá que no sea reembolsable porque tampoco es justo que Costa Rica tenga que endeudarse y pagar intereses para resolver un problema cuya causa y origen no es nuestro”.

Al consultársele si existía algún plan para combatir la xenofobia, el canciller manifestó que no han visto “ningún signo” de este tipo en este momento “ni esperamos que surja”.

“El país es un país hospitalario. Tiene mucha consciencia humanitaria y los hermanos nicaragüenses han sido bien recibidos. Algunos de ellos incluso logran integrarse a las cadenas productivas nacionales”.

“Considere usted que ya estamos llegando a casi 20% de la población nacional siendo compuesta de inmigrantes recientes. Eso es un millón de personas en una población de cinco millones”, concluyó el ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Arnoldo André.

Recuperado de La Voz De América

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: