Sorting by

×

El chinandegano Carlos Alberto Hernández Suazo es el padre y abuelo de tres de las víctimas del incendio en una discoteca de Murcia, España, donde fallecieron al menos cinco nicaragüenses de 13 víctimas en total confirmados hasta este momento.

Se maneja que las víctimas de nacionales pueden llegar a siete, pero cinco ya han sido oficialmente confirmados. Hernández Suazo, confirmó que los restos de su hija Martha Alejandra Hernández Zamora de 60 años y de su nieto Erick Alberto Hernández Tórrez, no han sido identificados hasta este momento.

El cuerpo de Sergio Enrique Silva Hernández, el otro hijo de doña Martha Alejandra y hermano de Erick, sí ya fue identificado, según informaron familiares esta mañana.  “Esto es muy difícil, yo me enteré gracias a familiares que empezaron a ver las noticias y ellos nos comunicaron”, compartió para este reporte hace unas horas  don Carlos Hernández Suazo.    

En el local siniestrado, llamado Fonda Milagrosa, un complejo de discotecas, locales de comidas rápidas y clubes nocturnos de Murcia, además se encontraba Orfilia Blandón, esposa de Erick, originaria de la Mina El Limón en León y Tania Angélica Salazar, amiga de la familia, quienes participaban de la celebración familiar en la que festejaban el cumpelaños número 30 de Erick Alberto Hernández y que  terminó en tragedia.

Más de 10 años viviendo en España

Doña Martha Alejandra, emigró hacia Europa hace casi 15 años, cuando España, se convirtió en uno de los principales destinos migratorios para chinandeganos que buscaban superarse económicamente.

“Mi hija estudió Secretariado y Comercio en la escuela  ´Chon Oviedo´. Después empezó a trabajar en una empresa bananera y en una financiera. Luego ella hipotecó su casa y me dejó a sus hijos para irse a España”, relató muy consternado el padre y abuelo de las víctimas.  

La mujer prosperó económicamente e hizo vida en España. Hace cinco años, pudo llevarse a su hijo Erick y posteriormente a Sergio, sus dos hijos.  

“Yo conversaba con mi hija poco porque cuando me llamaba yo no escuchaba el teléfono. Los planes eran que mi hija viajara en diciembre de este año y me vendría a visitar, pero vino a mi antes, porque ella ahora está en mi corazón”, declaró don Carlos Alberto.

Se siento destruido

Don Carlos Alberto tiene 80 años, padece diabetes, presión alta, discapacidad auditiva y además, no tiene su mano derecha, la que perdió en un accidente laboral en una desmotadora.

Aunque este hombre de la tercera edad dice que conoce de tragedias, lo que está viviendo lo tiene destruido. Contó que uno de sus hijos fue asesinado por “la Contra” durante los años ochentas.  Algunos años después perdió a otra de sus hijas en un accidente de tránsito y ahora enfrenta la pérdida de su hija doña Martha Alejandra y sus nietos.

El padre dijo que además de las pérdidas enfrenta otro drama; la repatriación de los restos. “Yo no tengo recursos económicos para repatriar los restos de mi hija, ni de mis nietos, estoy pidiendo que me ayuden para poder despedirlos y sepultarlos en su tierra. Creo que por la naturaleza de la tragedia ojalá me ayuden en garantizar eso”, pidió.

Esta familia habita en el barrio El Calvario. Allí permanecen pendientes de cualquier información. Conocieron que otros familiares en España aportaron pruebas de ADN para identificar a Martha Alejandra y a su hijo Erick.

Por admin

Deja un comentario

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
A %d blogueros les gusta esto: