Sorting by

×

A pesar de la radicalización de la represión del régimen Ortega Murillo, el abogado internacional Jared Genser, defensor de los presos políticos Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, ambos precandidatos presidenciales, es “cautelosamente optimista” sobre la posibilidad de liberar a sus defendidos y a todos los presos políticos.

Genser, a quien The New York Times ha bautizado como “El Extractor”, por su labor rescatando a presos políticos en 25 distintos países bajo regímenes autocráticos, está consciente que ante la justicia de Nicaragua no existen “recursos legales” para defender a los reos de conciencia, y que el régimen tampoco respeta el mandato de las cortes internacionales. “Según mi experiencia, dice, los dictadores solo liberan a los presos políticos cuando tienen que hacerlo. No lo hacen cuando quieren, pero cuando se les pone en una situación en la que ocurrirán cosas mucho peores si no liberan a los presos políticos, cuando deben elegir entre su supervivencia y la liberación de los presos, liberarán a los presos políticos.”

El abogado internacional admite en esta entrevista que Nicaragua “aún no ha llegado a ese punto, y queda mucho trabajo por hacer”, pero destaca el consenso y la creciente presión de la comunidad internacional para liberar a los presos. “Ortega está cometiendo muchos errores”, afirma, la presión seguirá aumentando y “tendrá consecuencias exponenciales e imprevisibles” para el régimen.

“Es difícil saber cuál será el detonante” que obligará a Ortega a reconsiderar su posición sobre los presos políticos, afirma Genser, aunque advierte que “la democratización de Nicaragua es un reto más complejo, que solo se alcanzará a largo plazo”

Los presos políticos que defiendes en Nicaragua, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro han estado más de 530 días en la cárcel de El Chipote, incluso ya fueron condenados en un simulacro de juicio a sentencias de 13 años de prisión. ¿Cuál es su situación en este momento y qué perspectivas existen de que puedan ser liberados?

Jared Genser: Definitivamente, hay una perspectiva de liberación. Mi preocupación inmediata es que desde hace 84 días, Félix, Juan Sebastián y los más de 48 presos políticos de El Chipote están incomunicados y en flagrante violación de sus derechos a poder comunicarse con sus familiares y abogados.

Esto coincide con el número de días en que estuvieron detenidos originalmente, incomunicados, y es de enorme preocupación. Así que, obviamente, pedimos transparencia y responsabilidad inmediata para dar una prueba de vida y que se restablezca el acceso inmediato a todos los presos y a sus familias y abogados.

Con respecto a la situación de los presos políticos, hay más de 220 presos políticos en el país y varias decenas de detenidos solo en el período previo a las últimas elecciones municipales. Y aunque esto es increíblemente preocupante y perturbador, lo que puedo decir es que la presión de la comunidad internacional está creciendo, de manera que me hace ser cautelosamente optimista de que llegaremos a un punto en el que el régimen de Ortega tendrá que empezar a liberar a los presos políticos. Todavía no hemos llegado a ese punto. Todavía nos queda un largo camino por recorrer. Pero el mundo se está uniendo para enviar una señal muy clara a Daniel Ortega, y su esposa, de que la trayectoria actual es simplemente inaceptable.

¿Existe alguna alternativa legal para obligar al Gobierno a cumplir con la resolución de la Corte Interamericana de Justicia que demanda la liberación de Félix, Juan Sebastián y otros 70 presos políticos? Pero el régimen de Ortega no cumple con el mandato de la Corte.

En este tipo de casos, uno tiene que entender que no hay recursos legales que estén disponibles a nivel nacional. El proceso legal ha sido una parodia de justicia. Los cargos contra Félix, Juan Sebastián y todos los presos políticos son obviamente fabricados y en violación de sus derechos a la libertad de opinión, expresión, reunión pacífica, participación política.

A nivel internacional hemos tenido a la Corte Interamericana de Derechos Humanos exigiendo su liberación, y la de varios de ellos también. Pero en última instancia, no vamos a resolver este caso mediante recursos legales. Necesitamos combinar esas decisiones legales con nuestra defensa política y de relaciones públicas y elevar drásticamente los costos para Ortega y su régimen por encima de los beneficios.

Según mi experiencia, los dictadores solo liberan a los presos políticos cuando tienen que hacerlo. No lo hacen cuando quieren, pero cuando se les pone en una situación en la que ocurrirán cosas mucho peores si no liberan a los presos políticos, si hay que elegir entre su supervivencia y la liberación de los presos políticos, liberarán a los presos políticos. Todavía no hemos llegado a ese punto. Queda mucho trabajo por hacer. Pero me alegro del tipo de presión que está ejerciendo la comunidad internacional de muy diversas maneras, que creo que definitivamente está siendo percibida por el régimen de Ortega.

¿Cómo evalúas la efectividad que han tenido hasta ahora las sanciones y la presión internacional? ¿Consideras que hay suficiente presión política para forzar un cambio en el régimen, ya sea para aceptar un diálogo o a liberar a los presos políticos?

Está claro que todavía no. Pero al mismo tiempo fue muy interesante ver que Estados Unidos decidió recientemente imponer sanciones al sector del oro y sancionó a 500 personas en un solo día. Y creo que eso demuestra que Estados Unidos, en colaboración con la Unión Europea y otros socios, está llevando a cabo una escalada exponencial de la presión que van a ejercer sobre Ortega. Lo que hemos visto es un incremento de la presión, y en mi experiencia enfrentándome a dictadores en América Latina y fuera de ella, la presión incremental no cambia los puntos de vista de los dictadores. Creo que una vez que esas consecuencias empiezan a ser exponenciales e imprevisibles, es cuando los dictadores tienen que empezar a pensar dos veces lo que hacen a continuación. Y el hecho de que Estados Unidos haya comenzado en el sector del oro significa que podrían ir al sector de la carne a continuación. Podrían ir a cualquier otro sector de la economía.

A fin de cuentas, cuando un régimen ya no tiene dinero para pagar a los militares, las fuerzas de seguridad y la Policía, es cuando corre el riesgo de perder el control. China y Rusia están dando apoyo moral, pero no financiero a Ortega. Y a diferencia de un país como Venezuela, que tiene recursos naturales ilimitados, que le permitirían mantenerse por un período de tiempo indefinido. Entonces, yo creo que cuando uno ve cosas como la resolución en la OEA, Asamblea General, que se aprueba por consenso, cuando uno ve que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU crea este Grupo de Expertos en derechos humanos sobre Nicaragua por consenso, eso demuestra que a Ortega se le acabaron los amigos.

La pregunta es ¿qué hará la comunidad internacional? Pero si yo fuera Ortega, estaría muy preocupado, porque no se sabe qué va a pasar ahora. Ya no va a ser predecible ni gradual. Está bastante claro que la comunidad internacional, a pesar de las distracciones de lo que está ocurriendo en Ucrania y que puede haber acaparado mucha atención pública, que Estados Unidos, Canadá, España, la UE, están prestando mucha atención a lo que está ocurriendo en Nicaragua y están muy preocupados por el enfoque del régimen Ortega-Murillo.

Así que, por las discusiones que estamos teniendo en todo el mundo, hay muchas cosas de las que no puedo hablar ahora pero que sé que van a aturdir a Ortega, a asustarlo, y va a tener que empezar a tomar algunas decisiones muy difíciles sobre qué es más importante. Su permanencia en el poder o la liberación de los presos políticos. Y creo que cuando se trata de ese tipo de cuestiones, la mayoría de los dictadores, según mi experiencia, optan por liberar a los presos políticos antes que poner en riesgo su propia capacidad de mantenerse en el poder.

Pero también hay una cierta normalización de las relaciones de las instituciones financieras internacionales con el régimen de Ortega. El Fondo Monetario Internacional acaba de presentar una evaluación elogiando al Gobierno por el manejo de la economía, sin importar la supresión de libertades y las violaciones a los derechos humanos. ¿Existe el riesgo de que se produzca una fatiga internacional, o una aceptación de la impunidad de la dictadura?

El FMI no es una organización de derechos humanos. Así que para mí, al leer el último informe del FMI, no hubo nada sorprendente. Fue previsiblemente decepcionante. El FMI se pone una venda en los ojos y dice: vamos a examinar las instituciones de Gobierno que se relacionan con la economía y vamos a evaluar nuestros puntos de vista sobre cómo están las cosas. El FMI no tiene enormes recursos y no creo que vayan a gastar recursos para rescatar a Ortega. El Banco Centroamericano de Integración Económica ha estado gastando más dinero. Pero sé que hay mucha presión sobre los estados miembros del BCIE para frenar o detener ese flujo de fondos. Y la realidad es que la economía en Nicaragua no es buena y está empeorando. Y cuando empiezas a ver que se imponen sanciones sectoriales, me sorprendería que otros Gobiernos e instituciones multilaterales no siguieran los pasos de Estados Unidos y se extiendan también a otros sectores.

Se ha hablado mucho de la vuelta al poder de Gobiernos de izquierda en países como Colombia, Brasil y Chile. Y sin duda Ortega tendrá más amigos en la región. Pero tener apoyo moral no es lo mismo que tener apoyo financiero. Y no veo que ninguno de esos países o Gobiernos esté dispuesto a dar un paso adelante y proporcionar apoyo financiero a Ortega. Y aunque hay nuevos Gobiernos en esos países, también en Honduras,  esos países no han levantado la mano y no se han opuesto a que se aprueben resoluciones en la Asamblea General de la OEA o que se aprueben en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Esperamos que los cuatro Gobiernos que mencioné, así como México, a la luz de su orientación sobre Nicaragua, se acerquen a través de los canales que tienen para decirle a Ortega, este no es un camino sostenible para ti. Y no hay mucho que podamos hacer para ayudar. Así que ayúdanos a ayudarte. Vamos a llegar a un lugar mejor.

Así que soy más optimista en cuanto a la probabilidad de liberación de los presos políticos en un futuro próximo. Obviamente, los problemas más amplios de Nicaragua relacionados con la democratización y la restauración de los derechos humanos es una lucha a más largo plazo. Pero está bastante claro para mí que la atención sobre Daniel Ortega y su régimen y sus malos actos se está acelerando. Y el proceso de la ONU va a ayudar enormemente a ello, porque ahora existe este Grupo de tres miembros de expertos en derechos humanos que están realizando amplias consultas y recopilando información y apoyo. Y me sorprendería que su informe no fuera condenatorio para Ortega y su régimen. Y esto creará un mayor impulso en la ONU para el impulso dentro del sistema de la OEA y así sucesivamente.

Así que no veo ninguna señal positiva para Ortega en este momento en lo que respecta a las perspectivas de poder justificar la retención de estos presos políticos. La ironía es que, desde mi punto de vista, él no sabe, supongo, cuánto nos está ayudando al detener a los presos políticos incomunicados durante 84 días, porque esto es totalmente injustificable de la misma manera que es injustificable que estos presos ni siquiera puedan recibir Biblias. ¿Quién en la comunidad internacional va a defender ese tipo de decisiones? Así que a menudo confío en que los dictadores se equivoquen, y él está cometiendo muchos errores.

La presión solo va a seguir aumentando. Nunca hubo soluciones rápidas o fáciles aquí. No quiero dar demasiadas esperanzas a la gente. Pero cuando miro las perspectivas de los presos políticos en un país como Nicaragua y lo comparo, por ejemplo, con Venezuela, donde Nicolás Maduro, por ejemplo, ha permitido la visita del alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, ha permitido la visita del fiscal de la Corte Penal Internacional, ha conseguido entrar en este proceso de diálogo. Ortega no está haciendo ninguna de estas cosas. Y esto significa que no tiene apoyo, realmente, en la comunidad internacional de ningún tipo. Así que es cierto que instituciones como el FMI van a seguir haciendo su trabajo. Pero en última instancia, si yo fuera Ortega, estaría muy preocupado.

Ortega ha violado las normas mínimas establecidas por Naciones Unidas para prisioneros, las Reglas Mandela, y no ha pasado nada. Usted mencionó los 84 días en aislamiento en que han estado los presos políticos sin tener una visita familiar. ¿Cómo se le puede explicar a los familiares de los presos de que ni siquiera se ha logrado la visita de la Cruz Roja Internacional a la cárcel, o una evaluación del impacto que tiene el aislamiento y la tortura en la salud de los presos?

En el corto plazo, para cualquier familia esto es increíblemente preocupante, y hay muy poco que se puede decir a una familia de un preso político que ha sido aislado por tanto tiempo. Después de haber trabajado en contra de unos 25 regímenes autoritarios en mis 20 años de carrera, tengo un punto de vista que no se centra exclusiva o estrechamente en Nicaragua. Pero se pone en el contexto de cómo estas cosas han jugado en mi experiencia en muchos otros lugares, incluyendo muchos en América Latina. Y lo que yo diría es que los errores de los dictadores hacen que mi trabajo sea más fácil. La ironía es que ayudaría a Daniel Ortega a permitir el acceso a estos prisioneros inmediatamente, no lo perjudica. Le ayudaría porque va a haber una presión que va a ser cada vez más alta y las consecuencias serán más draconianas. Cuanto más tiempo intente mantener este tipo de postura que, como dices, viola las reglas de Nelson Mandela, las reglas mínimas justas para el tratamiento de los prisioneros de la ONU. Y nadie defiende la forma en que está tratando a los prisioneros.

Creo que las consecuencias solo van a ser más sorprendentes y más dramáticas a partir de ahora. Y, en cierto momento, Ortega va a tener que tomar algunas decisiones difíciles sobre lo que quiere hacer. Puede que aún no esté ahí, pero si cree que puede mantener este camino, mucha suerte. Mi propia experiencia es que solo se puede tratar a la gente de esta manera durante un cierto periodo de tiempo cuando no se tienen recursos naturales ilimitados, y que las consecuencias van a ser cada vez mayores para él, y no a largo plazo, sino a corto y medio plazo. Así que, de nuevo, aún no estamos donde tenemos que estar. Y entiendo que las familias se sientan tan molestas y abatidas en este momento.

Pero lo que yo diría es que la comunidad internacional está prestando atención, y está centrada en ello. Se están tomando medidas, hay que hacer más. Y vamos a seguir con ello hasta que todos los presos estén libres.

Mencionaste la Comisión de Expertos Internacionales de Naciones Unidas que tiene el mandato de investigar las responsabilidades individuales sobre los asesinatos, las torturas y tratos crueles contra los presos políticos. ¿Qué expectativa tiene sobre el informe que presentará esta Comisión en marzo del próximo año? ¿Tienen la capacidad para identificar la cadena de mando de los responsables de estos crímenes?

Estoy seguro de que se van a centrar en eso. Y creo que si se observan todas las demás comisiones de la ONU sobre Venezuela, Myanmar, etc. tienen personal altamente profesionalizado en la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Y se trata de un grupo sólido de expertos que han sido nombrados para esta función. Y espero que intenten arrojar una luz muy brillante sobre lo que está sucediendo.

Es realmente difícil predecir cuál va a ser el impacto de su trabajo. Ese tipo de información, cuando se asimila en el sistema de la ONU, se convierte en una herramienta muy fuerte para facilitar la acción en otros contextos. Mi opinión es que en Nicaragua se necesita un enfoque de todo el sistema para abordar la crisis. No solo el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sino también la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU. Se necesitan organizaciones regionales como la Organización de Estados Americanos. Se necesitan instituciones multilaterales de crédito. Se necesitan Gobiernos y otras instituciones multilaterales de todo el mundo que entiendan las violaciones de la misma manera. Y luego, con esas pruebas e información, tomar decisiones colectivas sobre cuál es la forma correcta de ejercer la máxima presión para obligar a Ortega y a su régimen a cambiar de rumbo. Y creo que el informe que saldrá el próximo mes de marzo será contundente y devastador por igual. Y creo que eso podría crear mucho más impulso para la acción de la comunidad internacional.

Representando a dos de los más de 220 presos políticos, Juan Sebastián Chamorro y Félix Maradiaga, y conociendo el sufrimiento de sus propias familias de primera mano con base en nuestro trabajo en curso, lo que he descrito no sirve de consuelo ante la dramática urgencia de sacarles a ellos y a todos los demás. Así que no quiero exagerar mi visión de la trayectoria porque entiendo que el sufrimiento de las familias es un sufrimiento diario y es devastador. Al mismo tiempo, cuando miro la trayectoria general en Nicaragua y la forma en que hemos visto la expansión del compromiso internacional, la forma en que he escuchado a los Gobiernos y a las instituciones multilaterales sobre las ideas que están dando vueltas en cuanto a lo que van a hacer a continuación, creo que algunas de ellas van a sorprender a Ortega y a su régimen y también van a tener un enorme impacto. Y por eso, creo que va a hacer falta tiempo para empezar a pensar muy bien hasta dónde está dispuesto a llegar porque en un determinado momento, ya no está bajo el control del dictador. Y las acciones de la comunidad internacional pueden tener consecuencias irreversibles, que pueden no ser del todo predecibles. Pero tenemos que seguir esforzándonos, mantenernos fuertes, seguir luchando y hacer todo lo que podamos para mantener la atención sobre los presos políticos y sus familias. Y sé que Vicky Cárdenas y Berta Valle, las esposas de Juan Sebastián Chamorro y Félix Maradiaga, no se rinden. Yo no me rindo. Vamos a seguir luchando hasta que sean libres.

Usted ha tenido experiencia en la defensa y liberación de presos políticos bajo otras autocracias. Pero la pregunta que todo el mundo se hace es ¿cuánto tiempo va a durar esta agonía?

Mi predicción es más pronto que tarde, más pronto de lo que la gente está pensando, porque simplemente creo que en un cierto punto esto se vuelve muy difícil de sostener. Nicaragua es un país pequeño en relación con Venezuela y en relación con cualquier país del mundo. Y, por lo tanto, el impacto que se puede tener al tomar medidas políticas como las que están tomando Estados Unidos y otros es mucho más rápido y contundente. Así que creo que una combinación de la impunidad con la que Ortega está actuando y la multitud de errores que está cometiendo en términos de cómo está maltratando a los presos políticos, manteniéndolos incomunicados, negándoles Biblias, echando al nuncio, encarcelando a los sacerdotes católicos, combinado con la determinación de muchos Estados importantes de hacer que Ortega y Murillo rindan cuentas, significa que las perspectivas de una resolución positiva, al menos en lo que se refiere a los presos políticos, es posible a corto o medio plazo, este tipo de cosas pueden suceder, en un chasquido de dedos.

Realmente es difícil saber cuál será el detonante que hará que Ortega reconsidere su posición. A fin de cuentas, con base en mi propia experiencia hay que elevar el costo de tomar a los prisioneros dramáticamente por encima de los beneficios. Y creo que Ortega y Murillo no son actores irracionales. Y si hay que elegir entre seguir en el poder o liberar a los presos políticos, entonces tomarían la decisión de liberar a los presos políticos, aunque no quieran hacerlo.

Como ya he dicho, mi opinión sobre las perspectivas de democratización a largo plazo de Nicaragua y la superación de todos los retos a los que se enfrenta el país no es algo que crea que vaya a poder resolverse a corto plazo. Va a ser una lucha mucho más dura y larga. Pero mi atención se centra mucho más en los presos políticos y sus familias y en conseguir que se alivien lo antes posible. Y creo que eso es algo que se puede conseguir a corto o medio plazo.

Noticias /Confidencial

Un comentario en «Jared Genser: “Los dictadores solo liberan a los presos cuando tienen que hacerlo”»

Deja un comentario

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
A %d blogueros les gusta esto: