Sorting by

×

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) alertó el sábado (17.09.2022) sobre el estado de salud de la exguerrillera sandinista disidente Dora María Téllez, condenada a ocho años de prisión por supuesta “traición a la patria”, y solicitó a las autoridades su “libertad inmediata” o como mínimo un cambio de régimen carcelario.

“Su vida corre peligro. Exigimos su libertad inmediata y la de todas las personas presas políticas”, demandó el CENIDH en una declaración pública.

Téllez, una histórica combatiente sandinista y excompañera de lucha del presidente Daniel Ortega, se encuentra recluida desde junio de 2021 en la cárcel policial “El Chipote” en Managua.

Según el CENIDH, la última vez que Téllez fue vista en público la exguerrillera, hace 17 días, “pudimos comprobar su deterioro físico, la marca de la tortura en su cuerpo visiblemente pálido, débil y delgado”.

“¿Cómo una persona en ese estado y a esa edad (va a cumplir 67 años) puede seguir resistiendo?”, preguntó ese organismo que fue ilegalizado junto a otras ONG cerradas por Ortega tras las protestas que sacudieron a su gobierno en 2018.

El CENIDH reprochó que exista “un silencio y un hermetismo total” sobre la situación de salud de Téllez y dijo que “aterra pensar en cómo ese deterioro ha avanzado y en las consecuencias fatales e irreparables que pueda ocasionarle”.

“Su caso amerita como mínimo un cambio de régimen carcelario. No puede seguir en El Chipote”, planteó el organismo, que dirige la veterana defensora de los derechos humanos, Vilma Núñez.

El CENIDH responsabilizó “al régimen y especialmente a la Corte Suprema de Justicia y a la Dirección de Auxilio Judicial (de la Policía) de lo que pueda ocurrirle” a Téllez en “El Chipote”.

La exguerrillera participó en 1978, a sus 22 años, en un comando sandinista que asaltó el Palacio Nacional e tomó como rehenes a los legisladores afines al dictador Anastasio Somoza, derrocado un año después.

Fue ministra de Salud durante la revolución (1979-1990) pero se distanció del Frente Sandinista  en 1995, para fundar el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) junto a otros disidentes como el escritor y exvicepresidente Sergio Ramírez, hoy también perseguido por Ortega y exiliado en España. Téllez presidió durante años el MRS, ahora llamado Unión Democrática Renovadora (Unamos).

La exguerrillera fue condenada en febrero pasado a ocho años de prisión por el delito de conspirar para cometer menoscabo a la integridad nacional en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüense.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las controvertidas elecciones del pasado 7 de noviembre, en las que Ortega se reelegió para un cuarto mandato consecutivo tras encarcelar a siete de sus potenciales rivales, que permanecen detenidos junto a más de 205 “presos políticos”.

gs (efe, Confidencial, La Prensa)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: